Septiembre, un match point a tu favor.

Lecturas

Septiembre huele a libros nuevos, a estuche lleno de lápices de mil colores perfectamente afilados, a lamparitas encendidas antes de dormir, a playas casi vacías y atardeceres cada vez más madrugadores. Septiembre sabe a taparse con la manta en el sofá sin tener que asomar los pies. A pantalón largo a partir de las siete. A tener que usar la toalla a modo de chaqueta para volver de la playa. Sabe a pueblo vacío. A brazos que despiden, abrazos que reciben.

Septiembre siempre huele a vendimia, a mi padre sacando números de la nueva cosecha y a sus comparativas con el inicio de los tiempos: “El año que hicimos la casa, esta viña dio 50 cestos”.

Septiembre suena a despertadores retrasados cinco minutos más, a tacos, a música en la ducha, al regreso del serial de oficina “Reunámonos para no sacar nada en limpio”, a tupper, a bolsa del gimnasio paseando sin tener muy claro el destino.Septiembre es esprintar de un sitio a otro volviendo al orden. Es el mes que entrena a la prisa y suena a todas las rutinas de las que me aburro pronto pero que me resultan imprescindibles para bien vivir.

Septiembre suena a mi Iván Ferreiro favorito, al de siempre.

Septiembre todavía mira a espaldas morenas, a piernas sin medias que van mostrando la palidez que te espera en camas deshechas. Mira a calcetines…pero de lejos. A manos despiertas que acarician brazos semidesnudos. Mira a esa camiseta blanca de cuello estirado con la que está tan guapo y que sólo se pone al llegar a casa.

Roces que ayudan a despedir el verano.

Los roces que ayudan a despedir el verano.

Septiembre debería de seguir mirando a barbas recortadas, igual que lo hace agosto. El calor ya no aprieta igual así que no hay excusa para que no puedan crecer a lo loco, sin miedo, alegrando la vista de esta mirona y sus acompañantes. Es un buen momento para elegir la tuya…esa que quieres que te acompañe todas las mañanas al despertarte. Ya sabes cómo te digo…no?.Pincha!.

De principio a final de mes, los días pierden dos horas de luz, así que septiembre también es esa sensación rara que empieza a invadirte a eso de las ocho de la tarde en alguna terraza o en una playa cuando marcan las seis. Ese tiempo de estar en tierra de nadie que es este mes, produce una sensación de la que sólo me acuerdo cuando ya está aquí. A partir de hoy, quizás tú también la sientas recorrerte la nuca.

Septiembre es camaleónico, escurridizo. Tanto, que en el hemisferio sur se disfraza de marzo.Pero le reconoces en cuanto llega.No importa su nombre ni cómo se camufle, es un mes de sensaciones inconfundibles. Sabe a buenos propósitos, a año nuevo aunque los amigos de Rouco y el Corte Inglés se empeñen en convencernos de que todo empieza y acaba el 31 de Diciembre (qué manía con terminarlo todo en los finales!).

Septiembre mira hacia adelante.Sabe a soñar despierto, a sorpresas. A toda esa gente que existe, que está en algún lugar del mundo, viajando hasta ti.Gente que está llegando mientras tú ni lo sabes.

Cada septiembre tiene un algo especial, que lo hace diferente año tras año. A veces se trata de la presentación de algún propósito ajeno que descubres con el final del verano:

Otras veces, no es más que el continuar con eso que se ha quedado a medias con la llegada del verano:

Y como septiembre no cura nada, septiembre no es un doctor…Septiembre sigue oliendo a la quinta entrega de “Diario de la puta crisis”, a recortes de educación, a menos derechos, a una tasa de paro que es mucho más que un dato.Suena a los mismos problemas con tu chico.A las mismas dudas sobre esa chica que te vuelve loco pero con la que el rompecabezas seguirá siendo eso.Septiembre sabe a las mismas preguntas que te hacías el septiembre pasado. Tiene el poco tacto de los despidos en tu empresa.Nos mira y nos encuentra mirándonos el ombligo mientras esperamos a que algo cambie.A que los valores sean otros. Y dime, ¿cuáles son los tuyos?.¿De verdad crees que eso que haces es todo lo que puedes hacer?.¿O quizás sólo es lo que estás dispuesto a hacer?.Septiembre no va a hacer nada para cambiar las cosas si no empiezas a hacerlo tú.Septiembre no cambiará todos esos comportamientos que te parecen tan normales, hasta que no decidas ponerte en cuarentena.Asumir que hacemos un montón de cosas mal no es cómodo, pero no conozco otra manera para empezar el cambio y desde luego…no conozco ninguna otra manera de hacer de éste, tu punto de partido.Una vez que la pelota toca la red…todo depende de la suerte, pero el golpe de revés lo das tú y sólo tu puedes mejorarlo.Cuando decidas golpear la bola, cambiar el golpe,hazlo siempre a tu favor.

Septiembre es ese mes de sensaciones calco año tras año , pero además será todo lo que tu quieras: principio, final, continuación de lo pendiente.Suena a una moneda que ya ha comenzado a girar y que nos dirá si esperamos a Carme o a Martiño. Es un comienzo en Nava del Rey, sabe al Nepal de la alumna a la que más quiero.Es cruzar los dedos mientras te olvidas de esperar, mira a decisiones “másvaletardequenunca”…

Quédate conmigo a pasar el invierno y convénceme de que nadie podrá con nosotros cuando ya no encuentre nada en lo que creer. Yo te prometo que cuando la pelota golpee la red te cogeré de la mano, cerraré los ojos y pediré QUE SEA LO QUE SEA, SIEMPRE SEA A TU FAVOR!

BIENVENIDOS A SEPTIEMBRE!

Anuncios

Un comentario en “Septiembre, un match point a tu favor.

Dime...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s