Momentos de inadvertida felicidad.

Momentos de inadvertida felicidad

Este verano, sentada al borde de un mar cualquiera, una amiga me preguntó: ”¿Eres feliz?”. Vaya pregunta para un encefalogama plano en día de playa, ¡¿eh?!. Le contesté en un pestañeo y me replicó molesta un “No sé como puedes decir que sí tan rápido”. “Es que no tengo motivos para no serlo”-le contesté. Así comencé un monólogo inútil sobre lo que para mí es la felicidad. Y digo inútil, porque es imposible hablar de felicidad con alguien que tiene como baremo de la suya todas las cosas que le faltan.

Es una locura esperar a tenerlo todo para ser feliz. Lo único que consigues es que siempre esté ahí, a un metro de distancia. Que nunca puedas tocarla,que nunca puedas colgarla en tu salón.

Buscar motivos para no ser feliz es como buscar un motivo para sonreír, ¿crees de verdad que hace falta?. Creía que era al revés, no sonríes cuando tienes motivos para no hacerlo…y los hay, créeme.

Mi felicidad, son un montón de pequeñas cosas, de sensaciones que suceden en mi día a día y que son solo mías porque sólo las siento yo. Quizás sean parecidas a las tuyas con la única diferencia de que ésas, las tuyas, solo las sientes tú.

Aparecen cuando menos te lo esperas, escondidas entre los cojines del sofá de casa, en la butaca de un cine o en un concierto. No avisan, no dicen “Eh, que estoy aquí”.

Cierras la puerta del portal, y al abrigo del mundo,te descalzas y subes las escaleras hasta casa. Cada baldosa fría te cierra los ojos. Te saca una sonrisa.

El lado frío de la almohada.

little things

Vuelves a casa con los cascos en modo videoclip. Paras en el último semáforo que te separa de casa y al otro lado del paso de peatones le ves. Él también te ve a ti mucho antes de que puedas esconder la sonrisa detrás de la bufanda. A él tampoco le ha dado tiempo. El semáforo se pone en verde, él se quita los cascos y tú no vas a ser menos. Pasa a tu lado y sacas los labios rojos de la bufanda para responder al “hasta luego” mientras piensas, si detrás del traje habrá una parka de fin de semana.

james dean

En uno de mis estudios recientes, he podido probar que no todo el mundo está a favor de los desnudos en camas deshechas. Este estudio me ha llevado a conocer gente de diversos pelajes. Está el que se desnuda para lo imprescindible y una vez superado el trámite se calza sus ropas menores ya sean inferiores y/o superiores (el estudio no aclara si lo hace por pudor o pánico al reuma). Hay incluso gente que se duerme como si fuese al Annapurna y no contempla la posibilidad de un desnudo ni siquiera para lo imprescindible, son los conocidos como Ahorradores de Luz. En el mismo estudio reciente destaca un bicho raro en clara minoría, no se calza ropas menores ni para después de lo imprescindible, le gusta el tacto de las sábanas sobre la piel, las luces del techo apagadas y las del suelo encendidas para algo más que distinguirte.

Monroe

Quedas con alguien a tomar café y en plena conversación suena algo que te hace desviar la atención. Miras al de enfrente con esa cara que crees que el otro interpretará de máxima concentración y repites muchas veces eso de “ya, ya…” mientras prestas toda tu atención a la música.”¿Quién es?”,”Qué es esto?”. No lo reconoces y no vas a irte así. Mientras tu acompañante sigue hablando, te disculpas y vas hacia el camarero. “Perdona, ¿qué es lo que suena?”. Ese momento de ponerte los cascos por primera vez hasta rayar el disco. El momento de llegar a casa y ponerla en modo repeat hasta poder recitar los acordes.

Una cama. La luz que entra a través de la persiana que se ha estropeado, te despierta muy temprano. Sientes su peso sobre tu hombro derecho, puede que hasta ronque muy cerca de tu oreja. No importa. No te importa. Ni siquiera importa lo que pase ahí fuera. Si alguien decidiese poner punto y final al planeta pulsarías tú el botón rojo a cambio de permanecer ahí para siempre.

Camas

Las duchas bailando Miss Camiseta Mojada con Quique González, como si los dos estuviésemos subidos a un escenario y el público nos jalease al otro lado del espejo. Que nadie se lleve a engaño. Mi baño es tan pequeño que sólo podemos entrar de uno en uno, o él o yo. Si estás al otro lado de la puerta, espera a que acabe la música. Nada puede ser tan importante para interrumpir un buen concierto.

Concierto

Cuando era pequeña alguien me dijo una vez que si veías un avión y eras la primera en decirlo, alguien en ese momento estaba pensando en ti. Con los años lo he ido adaptando, así que ahora si el día está despejado camino mirando al cielo de reojo. Cuando lo veo, me digo a mi misma “¿Quién será?”. Hago un repaso a mis favoritos, echo la imaginación a volar y sonrío.

Hacer operaciones simples con las matrículas de los coches mientras vuelvo a casa, hasta conseguir un número de raíz exacta.

Volver a casa en Navidad. Notar el golpe de frío en la cara. Ver a mi padre correr por el andén haciéndome señas para abrazarme con toda la verdad.

Coincidir. Por un amigo de una amiga, en un concierto o en un viaje en tren. Dormirse muy tarde sin parar de hablar. No saber cuándo, pero saber que vas a volver a verle.

Coincidir

Las butacas confort que la vida te ofrece en primera fila. Son esas cosas que sabes que van a ocurrir pero de las que desconoces el día y la hora.Sigues con tu vida plácidamente y un día…suena un teléfono, el timbre, recibes una carta o una postal. La vida lo ha vuelto a hacer otra vez, te ha comprado un ticket en butaca confort/reclinable.Te ha dado hasta una manta por si durante la secuencia refresca. Te pone algo de picar y lo sirve todo bien frío. Así como más te gusta.Sabes cómo te digo, ¿no?

Las certezas. A veces camina unos pasos delante de ti, mientras él da dos pasos tú necesitas tres para ponerte a la par. Le miras de reojo mientras le hablas o él habla por teléfono, y entonces llega sin avisar. No sabes lo que pasará, pero tienes la certeza de que lo has encontrado.

Que somos

Y tú…¿son tus canciones en la ducha? , ¿las miradas cruzadas en el bus?, ¿el tacto de los calcetines de lana con los pies muy fríos?. ¿ERES FELIZ?

La vida está llena de pedacitos de felicidad.Sólo tenemos que estar más atentos, despertar los sentidos y aprender a  mirar en vez de ver.

Anuncios

6 comentarios en “Momentos de inadvertida felicidad.

  1. Algunos de los míos son… las bromas de los que mejor me conocen, bromas que me hacen sabiendo que voy a “caer”; creérmelo todito por un momento y por poco sentido que pueda tener, para darme cuenta un minuto después (si estoy rápida) de lo absurdo de la cuestión…me hace mucha gracia!!!!!!!!
    …y también los conciertos de Xoel a pocos metros de distancia!!!!!!!!!!
    …y últimamente también leer este blog de autor desconocido!!!!!!!!!!!
    …y todas las sonrisas amables!!!!!!!
    … y muchas más!!!!!!!!!!! ;))
    Bicos Lady!!!!!!!!!

    Me gusta

  2. Comparto algun momento de felicidad de los que has mencionado…aqui va alguno mas: ……acurrucarte debajo de las sabanas un domingo lluvioso
    ……esas risas complices con solo una mirada
    ……esas noche de “tomar algo” que nunca se sabe como terminan
    ……descubrir que se ha hecho de dia mientras compartes confidencias (y vino, claro)
    ……meter la mano en un bolsillo y encontrar….un caramelo!!!!
    O descubrir que existe alguien que piensa como tu y que aun encima lo comparte en este blog.
    Bicos guapa

    Me gusta

    • Sabía quién eras sin decir quién eras…eres tan especial Su,que sólo podías ser tú!!!Veo tus momentos de felicidad y los subo…Ver a alguien de pascuas en ramos y parecer que ha sido ayer la última vez,como sí os conocieseis mucho sin conoceros nada!Eso es lo que me pasa con usted!Besazo linda.

      Me gusta

Dime...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s