Una historia de amor moderno.

AmigasDomingo tarde-noche, mi amiga M me llama nerviosa: “Tía, creo que Fulanito ya se está tirando a otra“.

Situémonos, ¿quién es Fulanito?.

Fulanito es un chiquín muy majo que era, hasta hace diez días, el nuevo más mejor amigo con derecho a roce de mi amiga M.

Esto empezó con el típico chica conoce a chico, los chiquines se gustan más que comer con las manos, se cuentan sus vidas, las luces y las sombras y poco a poco se caen los telones con el fin ( es así, no se engañen) de acabar midiendo fuerzas en la horizontal. Ella, que sigue siendo un poco ingenua, lo descubrirá más tarde. Él tiene los ojos inyectados en salmorejo desde el minuto uno.

Así que mientras ella va deshojando el me lo tiro no me lo tiro, Fulanito hace méritos. Salen a cenar, van a algún concierto, se cuentan sus dramas cotidianos y se ríen hasta hacerse agujetas en los carrillos. Él, con vocación de sereno, le da los buenos días, las buenas noches, las buenas tardes, las cinco, las seis, las siete menos cuarto…Le pregunta si ha comido, cenado, si ha escuchado el último disco de Muse y lo conveniente que sería que el Pop tuviese prohibido hacer canciones de más de tres minutos. Hablan de lo que ha bajado el paro, del trabajo, de su familia. Él, que está haciendo pruebas por si se le jode la ubicación del iPhone, informa puntual de que está en casa, en la oficina, en la calle, le radia el fútbol, la pachanga…vamos, que el tronco hace méritos para enseñarle a M que ella es su prioridad, la princesa del cuento. M se resiste, pero se deja querer.

Así que con baterías cada vez más viciadas y las ganas de quitarse las ganas por bandera, llegamos a meta. Después de hacerse la estrecha durante el tiempo que ha estimado oportuno, M envía un mensaje al grupo de amiguinas y anuncia: “He quedado con Fulanito para conciertear el sábado. Me lo voy a tirar”. En el grupo suenan aplausos, se lanza confeti, yo saco a la pista a varias sevillanas y unas lenguas guarrillas, una amiga sentencia “tiene pinta de hacérselo bien”, otra“joder, no sé como habéis aguantado tanto”.

Y es que amigas, nos han entrenado para hacernos las estrechas con el fin de…pues supongo que con el fin de que el chiquín se muera de ganas porque obviamente a ti el sexo no te gusta. Él es el que tiene necesidades. Así que cuando abras la veda y con todo ese amor que el chiquín tiene acumulado debajo del ombligo, claramente te va a poner fina filipina de amor del bueno, mientras unos ángeles tocan trompetas.

Y llegó el momento. M se lo tira, Fulanito se la tira a ella, hacen un reconocimiento de la estructura y resistencia de los distintos muebles de la cocina, el baño, un aseo bastante estrecho, una despensa donde yo todavía me pregunto cómo, amiga!. Duermen desnudos y él la abraza muy tierno, la acaricia y le da besos en la frente. Se miran a los ojos, se besan con los ojos abiertos. Hacen la cuchara y él se acurruca en el hueco de su cuello, la abraza y ella le agarra una mano. A M no le importaría que el techo cayese sobre ella. Él ronca.

Domingo 11:40. Él se pone la misma ropa de ayer y baja a por el desayuno. Aquí el tronco ya se ha ganado el aplauso de las frikis como yo, que ya le idolatran y se declaran fans. Ella hace café y le espera para exprimir las naranjas, todo el mundo sabe que el zumo enseguida pierde vitaminas.

Domingo 12:30. Empieza de nuevo el mambo. Los vecinos de arriba deciden pasar el día en la sierra, ya han tenido bastante con la noche de dos que viven igual que follan. A las 13:30 él se calza los gayumbos de ayer (algún día tendremos que hablar de esa sensación, amigos), le espera comida familiar.

Lunes 11:30. Fulanito envía el primer mensaje (lo que M ha hecho hasta este momento vamos a omitirlo por ser conocido por todas las féminas de bien). Ella se hace la digna y espera diez minutos mirando fijamente la pantalla para contestarle. Unas manos que saludan y un qué tal el día.  Quedan para el miércoles al salir de trabajar.

Miércoles 22:00. Los vecinos de arriba no pueden pasar la noche en la sierra, ni siquiera comprarse unos tapones, nadie les ha avisado del mambo. Fulanito se queda a dormir a pesar de que tendrá que levantarse una hora y media antes para ir a trabajar.

Jueves 13:00. M desatada y después de ensayarlo durante más de una hora, envía un cómo va la mañana. Él contesta al momento. Ella respira aliviada y él contesta: “Destrozado”. Quedan para el viernes por la noche. Esta vez irán al cine.

Sábado 12:00. Los vecinos viendo el percal, hacen las maletas. M y Fulanito aprovechan que en abril aguas mil y bajan las persianas. Apagan los teléfonos. El chat arde pero M no contesta hasta el sábado por la noche. Fulanito se ha ido. Tiene una cena.

Domingo 14:00. Fulanito envía un mensaje de buenos días e informa de que irá a ver al Madrid al bar de abajo. No quedan.

Lunes 18:00. Fulanito no ha dado señales de vida, pero M se siente mal y se repite eso de “estará enfadado? ”  y envía un mensaje. Fulanito contesta al momento. M respira aliviada. No quedan, parece que los dos tienen cosas que hacer.

Martes 20:00. Fulanito no da señales de vida y M decide que ya se ha arrastrado bastante “joder, ayer le envié mensaje yo”. Empiezan a medir, huele mal..la cosa empieza a tocar fondo pero M aún no se ha dado cuenta.

Miércoles 22:45. M, asesorada por el grupo “la gente que más te quiere te hace las mayores putadas” envía una foto chorra para romper el hielo.  No hay respuesta. M no respira alivida. De echo, empieza a NO respirar.

Jueves 11:35. Fulanito contesta a la foto con un emoticono que se parte la caja y un qué tal cómo te va. M empieza a ver la luz al final del túnel, se acerca hacia ella muy rápido. Es un tren.

Viernes 20:15Fulanito envía un  mensaje para quedar: “me paso por tu casa”.  M no se da un repaso con la cuchilla porque hace años que se hace el láser. Manda mensaje al grupo, todas pensamos que es una pringada, pero se la ve tan contenta…

Son las 21:45,  M me llama. Está nerviosa y le tiembla la voz. Efectivamente la luz era la del tren. Fulanito se ha agobiado. No sabe qué le pasa, le ha dicho “me esperaba otra cosa”. Fulanito llora( todos lloran amiga, aunque a ti te parezca muy especial y sensible. Lloran todos). Ella le da mucha importancia a las lágrimas, le preocupa, quiere ayudarle.  M no entiende nada y le da mil y una vueltas. Es una tía de ciencias y espera encontrar una explicación.

Pasan diez días y M me llama ” Tía, creo que fulanito ya se está acostando con otra”. Solo acierto a preguntar cómo lo sabes. “Ha agregado a una tía en Facebook, tienen gente en común. Además ella tiene el perfil abierto y veo movimientos raros. Ella le da me gusta a todo lo que él cuelga y él lo mismo” .En este momento, grito en silencio un “Amigas, cómo no van a decir que somos unas locas del coño!”.  No se lo digo a M porque está pasando un momento difícil.

M empieza a llorar, “tía no me lo puedo creer, dónde está todo lo que hablamos, todos los secretos que sólo me ha contado a mí, todo eso que hicimos en la horizontal porque teníamos una química brutal y una confianza increíble. Dónde queda toda la confianza que decía tener conmigo, la complicidad, la intimidad, lo mucho que le gustaba. Dónde están las cosas que compartimos en todo este tiempo?”.

Me hago la muda. En este momento, ser sincera no es apropiado pero mentirle tampoco lo es. Al otro lado M se angustia, “Pi, me oyes?”. “Sí, estaba escuchándote”. Opto por no usar paliativos y preparo unas mantas de Kleenex, “Es mejor que vengas a casa.Ven y quédate a dormir. Hacemos la cena y nos tiramos a los pies de las alfombras “.

M llega con los ojos hinchados y me abraza fuerte. Yo me guardo el sarcasmo con dificultad, en el bolsillo de atrás del vaquero. Hablamos mientras preparo la cena y me pide la playlist de canciones para un Vietnam Sentimental. M llora intermitentemente mientras se repite una y otra vez “pero por qué coño ha peleado tanto si solo quería follar, Pi!!“. Pienso en cómo coño me voy a quitar los vaqueros que casi no me dejan respirar. No la miro, lavo lechuga. Tengo las manos muy frías, casi tanto como los pies. “No lo sé, M. No tengo ni idea”.

“¿Por qué se ha implicado tanto conmigo para terminar así?”. La miro mientras me froto las manos para entrar en calor: ” Supongo que él, igual que tú, se ha dejado llevar. Sin más”. Me lleva la contraria y menta a la confianza y a las horas que se pasaban hablando, empieza a desvariar sobre quitar la hora de conexión del whatsapp para que no sepa nada de su vida. Yo vuelvo a pensar en las locas del coño y esta vez tampoco se lo digo.

Me sujeto muy fuerte a la cerveza y decido ser sincera. Cambio la música, elijo la banda sonora del drama. Ya me he puesto en situación, ahora dale tú al play.

“Bueno, supongo que para él ese era el fin, no el final sino el fin. Llegado ahí se acabó el misterio. A veces las cosas son así, sin más”. La miro y veo como me mira con los ojos en llamas. “Así sin más?, sólo tienes eso que decirme?”.

Le doy un trago largo a la cerveza y me agarro fuerte otra vez. Suena Quique y subo el volumen. “Cuánto sería para ti suficiente?. Veinte días, un mes?. Cuánto crees que es tiempo suficiente para que se folle a otra tía. Habéis hablado, te ha dicho que eres importante y que nunca ha conocido a nadie como tú y se ha ido, sin más. Los puntos suspensivos los has puesto tú. Él está claro que solo puso un punto. Así sin más, igual que ha llegado se ha ido. Ya sabes, hay cosas que siempre pasan por algo…por imbécil, por ejemplo”. La miro con cara de pilla y ella sonríe. La abrazo aunque insiste en ponerse en modo escudo.

Quique repite “Y ahora ya no puedo prestarte mi abrigo, ni quitarte la ropa, ni sudar contigo, ni perder la calma, ni decirte las cosas que nunca te he dicho, ni subirte la falda ni cogerte con vicio. Ahora da lo mismo reírse de todo que llorar por nada”.

Ya estamos metidas en el papel fans del drama. Tiradas a los pies de las alfombras, M llora y yo lloro con ella. Cada una a lo suyo.

Así, sin más. Pasó sin más.

Él salió de copas el último sábado que estuvo en su casa. M no se había dado cuenta pero él llevaba días con la cabeza en otro nido. Las cosas nunca pasan en ese instante, ya sabes. Fuera de su casa seguían pasando cosas pero M solo veía el foco que la iluminaba a ella. Nunca vio lo que se escondía en los silencios, en la falta de planes de dos, “aún no ha llegado el momento” se decía, mientras sonaba el eco de aquellos “nunca he conocido a nadie como tú”.

El sábado pasado él salió a ponerse ciego y aquella chica estaba allí, simpática como siempre. Riéndose por todo y sin pelos en la lengua. Se acercaba sin pudor y el único que se ponía nervioso era él. Quizás se conozcan hace tiempo, él le habrá hablado de M y  puede ser que hasta hubiesen tonteado antes. Él solo sumaba chupitos y se dejaba hacer, le encanta gustar por gustar. Ella quería que él durmiese en su cama, él no solo no opuso resistencia sino que le moló aquel rollo que ella llevaba. Se bebió otro par de chupitos y en ninguno de los tragos pensó en M. El leopardo vuelve y los indies  se organizan en bloque. Aquí ya nadie sueña con hacer el moonwalker.

                                                                                                                             Para ti y la vida nueva

Anuncios

10 comentarios en “Una historia de amor moderno.

  1. No he podido evitar acordarme de la canción “M” de los Piratas mientras leía este post, aunque supongo que ahí los papeles estarían cambiados.

    Supongo que la única solución infalible para evitar lo que le ha pasado a tu amiga M es aprender a no depender nunca de nadie para ser feliz. Qué putada que seamos humanos (y por tanto, débiles, o imbéciles, según se prefiera)… Pero bien haríais las tías en intentarlo, aunque sea difícil. Que los tíos somos unos inmaduros/no tenemos ni idea de lo que queremos el 90% del tiempo, es algo bien conocido y muy trillado ya.

    Buen post, un saludo.

    Le gusta a 1 persona

    • M no depende de nadie para ser feliz solo se ilusiona! Esa es la sal de la vida, si no eres capaz de ilusionarte tienes que estar un poco muerto no crees?! M ha vivido lo que le tocaba, que le hubiese gustado seguir viviendo con el cerca y conocerle mas…?? Pues sí, pero eso no puede hacerlo M sola! Gracias por pasarte Luis!! Mil
      Bicos

      Me gusta

  2. Me sería imposible aventurar qué quiso ese chico cuando se implicó, si luego en algún momento cambió de idea o no y por qué o si siempre fue detrás únicamente de lo que al final obtuvo. A veces las personas somos animales irracionales hasta para uno mismo. Una vez que tu amiga se ha llevado el desengaño y eso ya no hay quien se lo quite, casi mejor que ni intente comprender los porqués. Puede que no los haya o que no sean “explicables”. O que lo sean, pero nada bonitos. Y qué más da. Que se aleje un poco del muchacho, que se dé tiempo y se dedique a ella misma. Hay veces que uno no llega a saber los “porques”, pero deja de doler y dejas de plantearte los “por qué”, sobre todo los que dependen de otra persona. Bonita entrada. Un abrazo para las dos.

    Me gusta

  3. Pues me ha parecido un texto bastante sexista, porque si bien se habla desde el punto de vista de una supuesta mujer liberada, lo único que yo he visto es a un par de infraseres, tanto M como Fulanito, que lo único que han hecho con el cerebro y el corazón es rellenar el hueco que ocupan. ¿Por qué? Porque solo han actuado por instinto, esos tan primarios y básicos “perpetua tu genetica” y “selecciona la genética masculina idónea”. Un par de primates harían lo mismo, vaya.
    Y luego está la falta de comunicación. ¿Tanto habría costado preguntarse qué buscaba cada uno antes seguir adelante pasadas un par de citas normales? Lo dicho, es lo que pasa cuando se deja de ser humano y se actúa como un animal.

    Me gusta

  4. … Yo entiendo la des-ilusión de M. No exculpo su ingenuidad, pero ella sólo siguió los surcos de abrazos, cariños, intimidad express como el Nesquick. No se puede irrumpir en la vida de una persona haciéndose “Querer por el mero y egoísta deseo de sentirse querido”… Cuando sólo se quiere follar y estar relajadito. Para eso le recomiendo unas plataforma web muy reconstituyentes de sexo virtual.
    Cuando uno sólo quiere eso se debe dejar claro desde el principio, y no hace falta ponerle palabras. Con un no quedarse a sobar… Aunque haga frío en la calle mojada de afuera y joda.
    Decía Kundera que hay hombres que se enamoran de mujeres y otros que se enamoran de sí mismos enamorando a mujeres…(también mujeres) y yo sabiéndome del segundo grupo por razones que aún desconozco, he ido aprendiendo a frenar esa irremediable gana de follar mezclada con altas dosis de narcisismo… Para no tener que pasarme el mal rato de dar excusas para irme a ver el Madrid con la conciencia tranquila.
    Si se folla se disfruta como un perro una o dos veces y si la jamelga te mola de verdad, tu vidita se la vas contando poco a poco, a riesgo de que se te vayan las ganas de follar por el camino y dejes a la M o a la X con un lío de cabeza de cojones. No vaya a ser la tontería que te dejó ir…
    Aunque con la vida de locos que llevamos, estas historias de amor express y los polvos dpm pero sin más a veces se entremezclan sin que CONSONANTES o FULANITOS puedan poner mucha claridad de por medio. Yo, al menos voy aprendiendo a discernir y no joderla con chicas maravillosas. Un bico para a Taberneira

    Me gusta

Dime...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s