Lo que os importa una teta.

Miroslav Tichy

Fotografía de Miroslav Tichy

Me gusta la ropa. Vestirme es para mí una manera de reflejar mi estado de ánimo. Me divierte, es como un baile de disfraces de mí misma al que lo único que le falta son más armarios, un zapatero más grande o más ocasiones para ponerme eso que me he comprado no sé cuando para un por si acaso.

Me visto en función de cómo me siento. A veces más fuerte, más segura y otras como una niña. Unos días más poderosa con diez centímetros en los tacones, otros en cambio me gustaría ser  invisible y poder hacerlo todo, sin interactuar con ningún otro mortal. Soy todas esas cosas e incluso puedo serlas todas en el mismo día.

Me compré un body negro para despedir un año. Espalda transparente de encaje y la parte frontal en una gasa negra tupida que se divide en dos partes, separadas ambas por una fina línea de encaje a modo de canalillo entre los dos pechos. También me compré unos pantalones de terciopelo negro enormes y hasta los pies, pero eso no pareció importarle a nadie.

En el primer bar me costó un buen rato quitarme el abrigo, no solo por el frío. Vi sus miradas y no las vi porque estuviese atenta, sino porque era imposible no verlas. Ni eran todos, ni todos miraban igual porque no todos son iguales, así que ¡queda esperanza amigas!

Me sentí observada. Yo que no sé ser protagonista más que aquí, por un momento pensé que la culpa era mía por ponerme tal atrevimiento cuando las miradas de algunos de los más cercanos empezaron a hacerse verbo: “Joder, cómo vienes hoy” “Vas a por todas” “Vaya escote” “Eso no te lo ponías a los veinte”. Volví a sentirme incómoda. Me sentí el centro de algo que yo no había buscado en ningún momento pero no me creí con el derecho a decir nada. Sonreí y seguí la broma tal y como ellos esperaban, supongo. Una vez más callar, quitar importancia y seguir.

Por un momento volvió a rondarme la culpa, pero apurando la copa pensé si eso mismo lo hubiesen dicho si hubiese llegado al local con mi novio. Por supuesto, no. Ellos saben que no está bien lo que hacen y que a tu novio no le gustaría que la conversación versase sobre tus tetas. Llámale código entre machos o respeto entre hombres. En cambio a una mujer sola, a una mujer sola eso ya es otra cosa. Una broma sin importancia que si te sienta mal es porque eres una exagerada y que además, tiene fácil solución: adáptate al medio para no sentirte mal y sigue.

Pensé en si eso mismo lo haría yo con un hombre, si delante de una docena de amigos me plantaría y le diría: ” Joder, vaya paquete que te hace ese pantalón. Está claro que estás pidiendo guerra”. Hasta el momento no me ha dado por tallar paquetes, y créeme si te digo que no tiene nada que ver con que tu paquete no esté tan a la vista como mis tetas, ni tampoco con que tus ganas de follar siendo varón estén por encima de las mías siendo hembra. No,va a ser que eso no. Tiene más que ver con que alguien, no sé qué ente ni desde cuándo, me ha insuflado un respeto hacia a ti, como hombre, que está claro que tú hacia a mí como mujer no tienes.

Me sigue sorprendiendo lo que conmociona una teta y la ausencia de pudor de algunos en demostrarlo. Me alucina cómo se analiza el vestido de una mujer en prime-time, como se la presupone poco inteligente o interesante según los metros de tela que lleve encima. Me alucina que una mujer tenga que seguir pensando en el siglo XXI, si esa falda es demasiado corta o ese escote demasiado pronunciado por si alguien tiene algo que decir.

Que vestirse siga siendo, para una mujer, un acto de riesgo en vez de una diversión, no es sino un destello más de los miles de micromachismos que siguen vigentes en nuestro día a día. Que yo me callase y no me permitiese un simple “me estás haciendo sentir incómoda”, no deja de ser un signo más de todas esas cosas a las que renunciamos por ser aceptadas y no juzgadas.

Dejadnos en paz. Nos vestimos para gustarnos a nosotras mismas y cuando además lo hacemos para gustarle a alguien también lo elegimos nosotras. El largo de mi falda, mi escote, no te dan derecho a opinar. No nos preocupa vuestra opinión, de verdad que no nos interesa. Callaos y dejad que podamos elegir ponernos sujetador o no hacerlo, sin que ni una cosa ni la otra sea un acto contra o favor de ningún hombre. Dejad de juzgarnos por llevar demasiado escote, vestir demasiado masculina, demasiado breve en las faldas, demasiado amplia en los vestidos, ¡dejadnos en paz! Preocupaos de que podamos vestirnos como queramos, que no nos sintamos obligadas a hacerlo de ninguna manera especial, que podamos decidirlo nosotras. Ayudadnos a que podamos decidir sin más, igual que lo hacéis vosotros. Preocupaos de ver más allá de nuestras tetas.

Nos gusta la gente educada que nos dice estás muy guapa o muy elegante o simplemente nada. Apreciamos a quien no nos dice nada, porque no hace falta, de verdad. Nos sobra vuestra opinión soez y descarada. No hace falta que nos deis vuestra aprobación o vuestro disgusto, de verdad, no es importante. Callaos lo que pensáis y ocupad vuestro tiempo en analizar por qué pensáis así. Empiezo a estar harta de ser yo, mujer, la responsable y el origen de todos vuestros juicios. No os toméis nuestras tetas como algo personal, de verdad que no tienen nada que ver con vosotros.

Anuncios

15 comentarios en “Lo que os importa una teta.

  1. Si vas con tu novio no te dirian nada cierto, pero si vas con tu novia te lo dirían igual. Sí, es un código de respeto entre hombres, sin lugar a dudas. Lo peor de todo es que nosotras estamos sumidas en el mismo juego ¿En qué momento nos implantaron ese chip?
    Un saludo!

    Le gusta a 1 persona

    • Pues supongo que esa especie juego pasa de madres a hijas sin darnos cuenta por eso creo que es importante escuchar ese click y pensar” eso se lo haría a un tío? Por qué?” Y decir no alto y claro. Nos queda mucho que avanzar y mucho que despertar! Ellos tienen mucho que decir y hacer en la igualdad, espero que nos ayuden!

      Le gusta a 1 persona

  2. (Sabado noche, barra de cualquier pub)
    – Perdona.. invítame a una copa chaval!
    – Como? No te conozco de nada, tio.
    – Si, pero esos 50€ que tienes en la mano no son para copas?
    – Claro! Pero son para mi o para invitar a quien me salga de los cojones!!.
    – Si? Claaaaro, pues no hubieras alardeado de billetes…Camarero, venga esa copa que paga el “millonario”, que no sabe lo que quiere.
    – PERO QUE COJ…
    – Anda tonto, si lo estas deseando..(sin dejar de mirar el billete)

    Para aquellos (y aquellas) que piensan que si va enseñando cacho puedes entrar a saco a una mujer, ya que si viste así es para que la miren, para provocar o busca echar un polvo esa noche. A ver si con ejemplos tontos lo entienden…

    Le gusta a 1 persona

      • A ver, si sales con dinero para gastarlo en copas e invitar a quien quieras, no significa que tengas que invitar al primero o a la primera que pase, o que el resto de la gente crea que como tienes dinero y ganas de gastarlo, pueda “beneficiarse” de ello.
        Al igual que si sales con minifalda y escote por que te salga del coño o por que quieras sentirte atractiva sexualmente para alguien en concreto, no significa que tengas que soportar al primero que pase, o que el resto de la gente crea que como vistes así, pueda “beneficiarse” de ello.

        Y gracias a ti, buen post!

        Le gusta a 1 persona

  3. Soy lo suficientemente hombre como para afirmar que la insinuación es mejor que la demostración y soy lo suficientemente prudente para no meterme en un tema que debería ser defendido por mujeres. Porque os servís y os bastais, porque sois fuertes y porque en este caso, nosotros, los hombres, somos la parte culpable. Yo asumo mi culpa de mirar y de desear. Pero hasta ahí, más allá, me atrevo a tirar la primera piedra porque no juzgo. Porque muchas mujeres se han dejado los ovarios y han peleado hasta la muerte para que ahora podáis salir a la calle como os dé la puta gana. Es un derecho que tenéis y creo que también una obligación. Se lo debéis a Kathrine Switzer y a Dolores Ibárruri. Y a Rosa Parks. Y a Angela Davis. Y a tantas otras.

    Me gusta

    • Hay que ser muy hombre para meterse en este tema, principalmente porque no debería ser un tema de mujeres contra hombres sino de hombres conscientes de la educación que han recibido y dispuestos a ayudar en la lucha por la igualdad. No nos bastamos solas y eso no nos hace menos fuertes. Os necesitamos y os queremos con nosotras!!Nosotras también deseamos y os miramos, pero no intimidamos con nuestro supuesto deseo sexual porque os respetamos. Eso es todo!

      Me gusta

  4. Completamente de acuerdo.
    El problema siempre es de educación, de lo que se aprende. Y esto tiene que ir dirigido tanto a mujeres como a hombres. Pero sobre todo a los hombres, que, a la vista está, somos los que más problemas causan.
    A las mujeres, por desgracia, les enseñan qué tienen que hacer para conseguir tal o cual cosa que se supone que tienen que conseguir. Entre ellas se dicen cosas terribles, también acerca de esto del vestir. O también: qué es lo primero que piensa mucha gente cuando una mujer sube en el escalafón laboral? (a quien se la habrá mam..?)
    Son muchos detalles de los que no somos conscientes, por desgracia. Por parte de unos y otras.
    Este sistema imperante ha jodido a todos, pero especialmente a vosotras: lo vemos cada día.
    Por eso es necesario que seamos más conscientes de las cosas que hacemos, las cosas que sentimos y por qué las hacemos y las sentimos. Vivimos demasiado superficialmente, inconscientemente… Con esto y con todo.
    Afortunadamente vosotras habéis evolucionado más que nosotros en esto.
    Ánimo, mujeres del mundo, que no todos somos iguales!

    Me gusta

    • Yo estoy segura de que las generaciones futuras verán el cambio! Nosotros ya lo hemos visto respecto a la generación anterior! Ayudadnos a hacer de esto una anécdota. Tratadnos con respeto! No hay más! Gracias por pasarte Matías! Bicos

      Me gusta

Dime...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s