No voy a por tabaco

Aitor Saraiba

Cuentos y actividades para niños y niñas inquietos, de Aitor Saraiba.

Siempre me ha parecido un arte, marcharse sin dar explicaciones. Sobre todo hacerlo cuando nadie te las pide, claro. Es una de las mil cosas que no sé hacer. No sé hacer mutis por el foro, salir por la puerta de atrás.

Marcharse, no siempre significa no volver. En este post, al menos, marcharse solo significa irse. Abandonar un lugar para ocupar otro. Nada más.

Este blog ha cumplido tres años, hace unos días. No tengo nada malo que decir de todo lo que ha pasado desde que abrí esta terraza, al contrario. Me ha traído gente y experiencias, que mi ágil imaginación jamás fue capaz de dibujar.  La vida inesperada es maravillosa.

Yo no soy  la misma que hace tres años y tampoco espero de esta terraza las mismas cosas. Llevo un mes sin publicar, y sí, he estado temporadas más largas sin hacerlo, pero esta vez es diferente. Llevo demasiado tiempo pensando en tomarme un respiro, como para no tenerlo en cuenta y reflexionar. Si te has pasado por aquí, ya conocerás mi lado más emocional, el más visceral, ese que siempre intento compensar tratando de que el camino al que me lleven las emociones juegue siempre a favor, así que sabrás que siempre he escrito por necesidad, por gusto, y desde hace un tiempo tengo la sensación de hacerlo por obligación. Una obligación que me molesta. No todas lo hacen, ni siquiera las mismas obligaciones ahogan igual en un momento u otro.

Cantaba El Loco que un día quiso grabarlo todo, que: « La conocen, los que la perdieron.  Los que la vieron de cerca, irse muy lejos, y los que la volvieron a encontrar».

Yo, la he perdido. He perdido la libertad para escribir. La he perdido en el contenido y la he perdido en la forma,  y toca recuperarla. Llevo un tiempo preguntándome qué es lo que venís a buscar aquí,  qué es lo que encontráis para volver otro día. Llevo un tiempo sintiendo que escribo solo para el aplauso. Y  sí, claro que uno escribe y espera que lo que hace guste, pero no puede ser ese el motor de nada. No mi motor, al menos.

Quiero que las semanas pasen sin tener que estar pendiente del tiempo que hace que no publico, de colgar esto o aquello en Facebook para ¿compartirlo con vosotros? ¿para que sigáis ahí?. Ya no lo sé. En la era del like, en el siglo del postureo, es fácil dejarse ir y olvidarse de por qué uno hace lo que hace.  Para recuperar el sentido de lo que quiero dejar aquí, tengo que irme.

A veces me siento ridícula. A veces creo que me he quedado sin nada que decir, otras en cambio, creo que no me atrevo a decirlas. Así que toca marcharse. Ver, analizar y decidir.

Hace muchos veranos, cuando  terminaba el curso en la facultad y volvía a casa, salía todas las noches. No importaba si era martes, miércoles o jueves, salía por la puerta y avisaba: « Voy a tomar un café». Era una manera sutil de decirle a mi padre, no voy a ponerme pedo, vuelvo pronto.  Ninguna de las cosas pasaba siempre. Al abrir la puerta, se oía: « Estaba el café caliente, ¿no?».

Voy darle una vuelta a los contenidos, a lo que quiero para esta terraza. Voy a irme a vivir la vida no planeada. Voy a recuperar qué es lo que quiero decir, si todavía me queda algo. Voy a hacer lo que siento, en vez de preocuparme de sentir o hacer lo que debo. Voy a permitírmelo aquí, que mando yo, y no tengo que pedir permiso. Voy a hacerlo porque cuando he tenido que elegir entre pedir permiso y pedir perdón, siempre me he quedado con lo primero y esta vez no quiero hacerlo. Me voy porque tengo miedo, miedo a estar más preocupada del aplauso que de la voz. Me voy un tiempo para no olvidarme de quién soy y de lo que quiero.

Esto no es una despedida, aunque lo releo y lo parece,  no lo es. Voy a tomar un café y puede que esté caliente, pero prometo volver sobria. Mientras, suban el volumen.

Hasta pronto.

Anuncios

20 comentarios en “No voy a por tabaco

  1. ya siento que te extraño!! bueno, de hecho ya te extrañaba… cuando vi en mi correo que habías puesto una entrada me alegré enormemente! que tristeza saber que me seguirás teniendo en espera de una historia de esas tuyas que tanto me gustan.

    la razón por la que te sigo es porque me haces pensar en cómo sería en el futuro… porque cuando te leo siento como que soy yo en unos años más… escribiendo tan bonito como tú.

    bendito Dios no vas por tabaco y sólo por un café… ojalá y no esté demasiado caliente porque por acá te esperaremos…

    y para que no te sientas tan en las nubes con tanto aplauso… a veces no disfruto tanto tus posts, pero no porque no me gusten sino porque no le entiendo mucho a algunos modismos jeje, sin embargo por aquí te seguiré leyendo… cuando regreses del café 😉

    saludos desde Villahermosa, Tabasco. México.

    Me gusta

  2. Haz lo que quieras y como quieras. Nunca pidas perdón por marcharte a tomar un café (caliente o templado). Despeinate,grita y disfruta. Y cuando te sientas libre vuelves y nos lo cuentas. O no, que no sea una obligación. Biquiños mil ruesa

    Le gusta a 1 persona

  3. Gracias por lo que me (nos) has enseñado, Y por conseguir, en algún momento, que no me sintiese un bicho raro.
    Gracias por ser esa luz los días de invierno en los que se hace de noche muy pronto.
    No te sientas obligada a nada, pero recuerda que en algún momento, de algún modo has conseguido entrar muy cerca de nuestros corazones.
    Un beso grande, y si podemos ayudar, ya sabes donde estamos…

    Me gusta

  4. Te comprendo tanto; yo también he disfrutado haciendo actividades gratas para mí y los demás pero más tarde las sentía como algo obligatorio y pasaron a ser un agobio en mi vida, sobre todo cuando tienes problemas de salud, como ha sido mi caso. Yo también volveré cuando mi mente me lo permita, mi cuerpo ya está recuperado. Besos mi niña, hasta que decidas volver.

    Me gusta

  5. A mi 3,1416… Que opción mas buena. Yo te entiendo perfectamente. No es postureo. Como sabrás llevo mucho tiempo sin comentar nada, sin decir nada y creo sinceramente que buscaba tu aplauso… Al igual con mis cuentos y poemas. Buscaba un aplauso cuando la genialidad era nula ( he visto y leído a miles de poetas/”cuentistas” mucho mas geniales que yo)
    Decidir huir y aprender de los demás…me canse de sentar cátedra con todo lo que sabia… Ahora prefiero ser un initul y aprender de los demás…es mucho mas fácil tengo mas espacio.
    Mil Bicos mi π
    Suerte y buen viento.

    Le gusta a 1 persona

Dime...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s