La libertad no se mide en metros de tela

la-tele-de-los-noventa

No te vas a creer lo que he soñado para terminar el año. Pues resulta que una cadena de televisión privada, no en Rusia, ni en Estados Unidos, ni en un país remoto del que no conoces su capital, aquí en España. Un canal daba bombo y platillo a la vestimenta de una presentadora en prime time. La cubría con una capa, y mientras millones de españoles esperaban, atendiendo a la expectación generada en los últimos meses en las redes, su compañero le quitaba la capa para dejar al descubierto la escasa tela y su maravilloso cuerpo cubierto de estrellas minúsculas y transparencias mientras daban la bienvenida no a 1967, ni siquiera a 1987, sino a 2017.

El tipo que la acompañaba, lejos de ser agraciado, era un tío normal, como los miles que inundan las calles. Lejos de ser un pipiolo, era un tipo de mediana edad. Un tío corriente. Ella en cambio era ideal, joven y bella, muy bella. Ni un gramo de grasa puesto donde no tocaba.

Al despertarme vi que no había sido un sueño. Había ocurrido la noche anterior, y la propia cadena había colgado el vídeo en su web para que pudieses verlo las veces que hiciese falta. Vi que si googleabas su nombre, todo lo que aparecía en relación a ella tenía que ver con los metros de tela de sus vestidos en este u otros eventos.

Lo primero que sentí fue rechazo, no hacia la presentadora sino hacia la cadena que utilizaba su cuerpo para conseguir audiencia. Una empresa que gana dinero gracias a los metros de tela que una mujer está dispuesta a ponerse. Pensé en escribirlo aquí y en lo que me comía las sobras y me bebía el godello, el Huffington Post publicó un post que decía muchas de las cosas que estaba pensando. El mismo medio, también se hacía eco, en otro artículo, de una foto que la propia presentadora publicaba en una de sus redes sociales con el título Lo que faltaba por ver del vestido de Cristina Pedroche en las campanadas. La coherencia es una utopía, cuando lo que prima es el dinero a través del click.

La libertad indivual, también la de una mujer a vestirse como quiera, es incuestionable para mí. Centrar el tiro en la decisión de ella de ponerse esto o aquello, decidir hacer con su cuerpo lo que quiera, poner en valor su código moral o hacerla abanderada de no sé qué causa no es el objeto de este post. Me niego a poner el foco en su decisión, libre e individual de prestarse al show. No es mi intención juzgar su manera de ganarse la vida. Cada uno vive en función a sus reglas. Y esto a pesar, ya saben ustedes si han leído este blog, de ser yo muy fan de la épica y del poder de los aleteos de mariposa en todas esas causas colectivas que parecen perdidas por inamovibles.

Lo que me gustaría recalcar aquí es eso que nos pasa desapercibido. Mujeres estupendas en televisión, al lado de señores a los que físicamente no se les pide ningún requisito más que el éxito profesional. Y ellas a su lado, como floreros bellísimos. Hacerlas solo responsables a ellas de la cosificación que los medios hacen de sus cuerpos, me indigna. Cuerpos bellos de mujeres  que acompañan a exitosos deportistas a la hora de entregar sus trofeos, que sujetan sus paraguas en la pole. El papel de la mujer relegado a un cuerpo espectacular que queda bien en cámara, el empeño que parecen poner los medios en que la imagen de ellas sea solo eso.

Al final todo se reduce, al todo por la pasta. La cuenta de resultados a costa de lo que sea. Pero nosotros como público creo que debemos de tener un papel crítico con los medios. ¿Es bueno consumir sin preguntarse nada?, ¿es bueno ver sin mirar? Nos hemos acostumbrado a verbenas en las que las orquestas exhiben a mujeres con cada vez menos ropa, a informativos con señores de mediana edad con ojeras y barriga, al lado de mujeres jóvenes impecables a las que se exige una determinada imagen, una edad. Nos hemos acostumbrado a que nada signifique nada, que todo sea lo establecido sin margen a diverger, a plantearnos por qué ocurre, qué implicaciones tiene.

¿De verdad no tiene Antena 3 ninguna responsabilidad en lo que traslada a la calle? ¿Lo único que importa es hacer caja sin que importe nada más? ¿Una empresa puede ganar dinero así y que no nos raspe porque así es como funciona el negocio?

Cristina Pedroche puede hacer con su cuerpo, con su escote, lo que le parezca conveniente. No tiene por qué abanderar ninguna causa, y desde su posición estoy segura que podría hacer un montón de cosas por los estereotipos que persiguen al género y que los medios se empeñan en potenciar. Pero no tiene por qué hacerlo. Cada uno vive en función a sus reglas y ella tiene el mismo derecho que su compañero a tener las suyas, las que sean. Te gusten o no. El respeto no se mide por los centímetros de tela con los que te cubres, la inteligencia tampoco va en función de lo tapada que vas o lo que te gusta maquillarte.

Hubo un momento en que a esa hora en la que los niños aún no duermen, señoras bellísimas en bikini aparecían en un jacuzzi con Jesús Gil. ¿Hoy eso sería posible? Yo creo que no. Me parece realmente imposible que aquella televisión de los noventa se cuele ahora en nuestras casas, pero que aquello no ocurra no hace menos grave lo que ocurre ahora. Hemos pasado de estar en grupo, casi en pelotas y sin voz, a tener una propia y poder elegir. Hemos avanzado mucho, las desigualdades eran tan brutales que todos los logros parecen haberse conseguido ya, y eso es peligroso.

Es peligroso creer que ya lo hemos conseguido todo, que no hay nada malo en que una empresa gane dinero con tu cuerpo si tú estás de acuerdo y te llevas el pellizco acordado. La realidad es que Cristina Pedroche paga cara la sexualización que el canal hace de su cuerpo. La realidad es que tendrá que demostrar mil veces más que es válida y profesional, para alejarse de la imagen que la cadena vende de ella. Y eso no es ser libre, no lo es.

Anuncios

Un comentario en “La libertad no se mide en metros de tela

Dime...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s