La luz distinta

amaia-y-alfred-ot

 

Tengo un amigo que siempre cuenta cómo supo que quería estar para siempre con su chica. Fue un domingo de febrero, llevaban meses quedando y en la tele ponían La caza del octubre rojo. Ella dijo: « me encantan las películas de submarinos». Dice que el clic sonó tan fuerte, que el vecino del quinto bajó a asegurarse de que todo estaba bien. Cinco años después, dejó a aquella chica.

En el cine o en la literatura, lo importante casi nunca es el final. Hay tramas que merece la pena vivir, leer, aunque uno ya sepa quién es el asesino o el muerto. De la vida todos conocemos el final, y eso es lo único que de verdad nos permite disfrutar del cuento.

Hace unas semanas, en mi casa se oyó un clic tan fuerte, como aquel que escuchó mi amigo mientras veía a Sean Connery trazar su plan secreto. En la tele, al piano, dos chicos cantaban City of Stars. No solo cantaban con una sensibilidad diferente, había algo más. Algo que traspasaba la pantalla, me agarraba fuerte del estómago y me llevaba a ese lugar en el ya he estado alguna vez, ese al que no quiero volver y ese otro al que volvería ya mismo. No podía parar de llorar, cómo podía ser. Quiénes eran aquellos chicos.

Desde aquel día, los lunes en mi casa se ha encendido una luz distinta. He visto a Amaia abrir los ojos para decirme:  « And I’ve been a fool and I’ve been blind. I can never leave the past behind». He visto a Alfred escupirme cada  maldita dulzura la tuya.  Porque me lo dicen a mí.

La emoción, eso es lo que hace que, siendo como ramas secas, cuando nos frotan entre las palmas de la manos aún desprendamos olor. Eso es lo que hace que en las historias importe mucho más la trama que el desenlace. La emoción, no mide nada, no cuantifica, no elige. Es algo puro y exclusivamente tuyo. La única verdad. A veces solo un instante, los cinco años de aquel clic viendo submarinos o los tres minutos en que Amaia y Alfred me agarraron aquel lunes.

Ahora que ya somos nuestros padres, y nos permitimos hablar de las nuevas generaciones con ese desencanto del que cree que ya no hay verdaderos referentes, que los valores se han perdido, que ya nada es lo que era, a mí solo se me ocurre mirarles y pensar que ¡menos mal!

Algo se cocina muy bien en algunas casas, para que dos chicos de veinte años desprendan toda esa luz. Para que ganar no sea lo único que les importe, para que quieran ser y saber, y además sepan qué es lo que quieren. El respeto que se tienen a sí mismos, a sus decisiones, su identidad, el elogio a lo raro. Esa capacidad de emocionarse con el pudor justo para que mi casa huela a tierra mojada.

Esos dos chicos han venido a recordarnos la pureza de todo eso que hemos ido pudriendo con el tiempo, casi sin esfuerzo. El amor, la amistad, la verdad, la sensibilidad, la libertad, la humanidad, la capacidad de sorpresa, la inocencia. Amaia y Alfred representan el disparo de nieve que fuimos una vez. Menos mal que ellos no son nosotros, menos mal.

 

Anuncios

3 comentarios en “La luz distinta

  1. Te leo desde hace algún tiempo , tras descubrir tu blog de pura casualidad, pero de una casualidad muy bonita, y me sorprendo al comprobar cómo es posible que coincidamos en muchos gustos … Y ahora has descrito de forma maravillosa la Magia que estos chicos trasmitieron en esta canción . Yo sentí que me reconciliaban con el mundo , y esa misma sensación tengo al leer muchos de tus post. Así que , gracias. Gracias por poner palabras a las emociones y hacerlo de una forma tan certera

    Me gusta

    • La música es el arte que tiene más poder. Permite que las emociones lleguen de una forma que no consigue ningún otro. Ellos además tienen algo muy especial, suenan a música, no son solo vocalistas y son tan puros, es todo tan guay! Es como volver a los veinte años. Ojalá tengan mucha suerte y no se contaminen demasiado. Gracias por leer, besiños!

      Me gusta

Dime...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s